un poco más confortable

Cuando nos mudamos rescatamos un par de mecedoras de casa de mi padre. Eran feas como ellas solas, pero están en perfecto estado. Estuvimos pensando en retapizarlas, pero no nos atrevemos aún, así que le hice unas fundas, con cara de verano y cara de invierno, y con bolsillos laterales en ambas caras.

No sé muy bien cómo conseguí hacerlo, a veces me sorprendo a mí misma cuando improviso, pero el caso es que midiendo una vez, otra vez, y otra más, y en todos y cada uno de los huecos, conseguí hacerlas (tanta medición fue por culpa de los brazos, que son los típicos de madera que tienen hueco debajo). Quería tapar el hueco de debajo de los brazos para que no pasara NADA de frío en invierno, y para ponerle los bolsillos para guardar libros, agujas de punto o lo que fuera.

La primera parte fue la más fácil de preparar pero la más difícil de coser. El cuerpo de la mecedora tiene una tela por cada lado y guata en medio. Se ve que la guata que me vendieron es muy gorda porque me costó mucho coserla. Para que no se quedara hinchado iba cosiendo cada 20 cms más o menos.

Cuando le cosí el borde, tuve que dejar en la parte de abajo un trozo sin coser (en realidad se me olvidó hacerlo y tuve que descoser, un auténtico coñazo) para meter los bolsillos.

Para los bolsillos tuve que medir la altura desde el asiento hasta el brazo y luego otra vez hasta abajo, hasta donde quería que cayeran. Se cosen primero los bolsillos a la tela, y luego ya se junta derecho y revés. Una vez hecho esto, ya podemos coserlo al cuerpo de la funda.

Y así quedaron…

el lado de las rayas es el de verano, más alegre

los bolsillos los lleva por ambas caras y en ambos brazos

el lado de la tela marrón es el de invierno

 

Publicado en agujas de coser | Etiquetado , | Deja un comentario

proyecto 333 – un mes después

Como bien dice el título, he sobrevivido al primer mes del proyecto 333, con una trampa debido al mal tiempo que ha hecho estas dos últimas semanas, y es que, como bien dice el refrán, hasta el cuarenta de mayo … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , | 2 comentarios

proyecto 333

Aprovechando las fiestas y la llegada de la nueva estación, mientras el resto de murcianos y murcianas están a estas horas viendo el desfile del entierro de la sardina, voy y me pongo a cambiar los armarios; ya sabéis, la ropa de invierno por la de primavera-verano, guardar los jerséis gordos y sacar ya cosas de manga corta.

Hace algo más de un año estaba viendo el blog de Vale de Oro y me impactó algo que descubrí en él, el proyecto 333. Consiste en que durante 3 meses tienes que vestir con 33 prendas de ropa. En un primer momento pensé que era una locura, que eso sería imposible (yo soy de las de acumular, acumular), pero luego también pensé que yo ya vestía con menos de 33 prendas por temporada. Y ahí se quedó la cosa, hasta que estas navidades me topé con el blog de Mínimo y otra vez salió el mismo tema, el ‘proyecto 333’. Me volvió a picar el gusanillo, pero el invierno no era la época adecuada para hacerlo, más por pereza que por otra cosa, ya tenía la ropa en el armario y no tenía ganas de ponerme a seleccionar. Y le seguí dando vueltas… hasta que por fin…

Ayer empezó la edición de primavera-verano, y como tenía que cambiar los armarios sí o sí, ya no había excusa. Repito que llegué a pensar que ya vestía con menos de 33 prendas por temporada. Hoy me he puesto manos a la obra, y me he dado cuenta de la ENORME CANTIDAD de ropa que tengo. En el proyecto recomiendan hacer 3 montones de ropa; uno para dar/vender/tirar (si no te lo has puesto en el último año), otro para guardar si no estás seguro, y el último son las cosas que de verdad te gustan y te pones. De momento me niego a tirar la ropa que me ha sobrado porque se avecinan tiempos difíciles y nunca sabes si vas a poder reponer la prenda que se te rompa o no.

Bueno, que después de reducir mis 6 vaqueros a la mitad y el resto de pantalones igual, iba más o menos bien eligiendo ropa, fresca alguna, un poco abrigada otra (que aunque hay que aguantar hasta el 1 de julio, como dice el refrán, hasta el 40 de mayo…), hasta que he llegado a las camisetas de manga corta. En este punto me quedaban 13 prendas por elegir. Al ver el montón de camisetas he pensado ‘bah, ya verás como aún me sobra para echar algo más’. Nada más lejos de la realidad, más de 20 camisetas!!!!! ¿Cómo se pueden tener tantas? Algunas están un poco viejecicas, pero me niego a tirarlas porque son precisamente esas las más cómodas. También me he dado cuenta que no sé por qué extraña razón, tiendo a comprarme ropa de colores muy dispares; tengo muchas camisetas rojas y rosas, y azules. NADA en amarillo, ni falda, ni camiseta, nada de nada, y eso que es un color que no me disgusta (el amarillo mostaza).

Espero aprender varias cosas después de esta experiencia, pero tengo unas cuantas ideas de cómo será la cosa;

– Creo que no voy a tener problema, aunque haya desechado más de la mitad de mi ropa, aún sigue siendo mucha.

– Quizá haya dejado demasiadas cosas de manga larga, pero me da miedo pasar frío.

– En cuanto al calor, creo que no pasaré mucho. Es cierto que se me ha olvidado meter pantalones cortos, pero tengo la falda de las mariposas y los vestidos, que son muy fresquitos. De todas formas, como hasta el 30 de junio tengo que ir medio tapada, no pasa nada.

– Me da que voy a echar de menos cosas en colores más claros, más neutros. Me parece mucho colorido (el azul y el rojo), alegre para el verano, pero que va a pegar bien el sol.

– Seguramente me saltaré el proyecto un día porque tengo comunión =(

Pd: Aunque se supone que en las 33 prendas se deben incluir accesorios (medias si las usas con falda, anillos, pendientes, pañuelos…) y zapatos, no los he incluido. Debería haberlo hecho, pero voy a probar primero contando sólo las prendas.

Ya os iré contando de vez en cuando. Intentaré hacer una review al mes. Si queréis más información, basta con que pongáis ‘proyecto333’ o ‘project333’ en el buscador. También están en Facebook, Twitter y Pinterest.

Os dejo con mi cápsula, ¿os animáis?

1-5 : 2 vaqueros, 1 jegging (legging vaquero), 1 pantalón rojo, 1 pantalón marrón lino
6-7 : 2 faldas
8-9 : 2 camisas
10-12: 3 cardigans
13: 1 forro polar por si acaso
14: 1 jersey también por si acaso
15-18: 4 camisetas manga larga
19-20: 2 vestidos
21-33: 13 camisetas manga corta
spring-summer clothes in my bedjeans and a trouserskirtsshirtscardiganscomfy warmy cardi
long sleeved t-shirts and a jerseyplain t-shirtst-shirtsdressdresswhat I'm wearing today
my closet after selectionempty drawer

project 333, un álbum en Flickr.

Publicado en sin agujas | Etiquetado , | 2 comentarios

upcycling – transformar un vestido en una falda

Hola! Hace ya algo más de una semana que debería haber publicado, pero es que ¡¡¡¡por fín!!!! tengo trabajo, y me ha ido a tocar justo en una de las 3 semanas más difíciles del año; las evaluaciones.

Hoy os quiero enseñar otro ejemplo práctico del upcycling (transformar algo que no usamos para darle una segunda vida y que vimos en la primera entrada en el cojín hecho de una antigua camiseta).

La ropa dura mucho, no sólo años, sino décadas. De adolescente tuve un vestido azul que me encantaba. Era azul oscuro y con la parte de arriba tipo mono. Tenía tirantes finos pero enganchados con cierres de peto, y un bolsillo en el pecho con dibujos en blanco, que era lo único que le aportaba una nota distinta al monótono azul. Era una de esas prendas muy cómodas, pero que por edad ya no me ponía, así que decidí transformarla en falda.

Primer paso: cortar el vestido. Esto me dio mucha pena, pero no me arrepiento de haberlo hecho. A veces transformar las cosas da miedo, pero al final acabas obteniendo un resultado satisfactorio, con más o menos trabajo. Total, que me pruebo el vestido más bajo para ver cómo quería la falda y corto un poco más arriba para coserle después la goma (tengo máquina de coser pero os puedo asegurar que aún no la domino). Resultó algo muy sencillo, aunque un poco estresante porque aún no tengo suficiente experiencia.

Segundo paso: adornar la falda. Una vez cosida la goma, quedó una falda que me podía haber puesto sin mayor problema, pero quería darle un toque de color. Aprovechando que estaba yendo a un curso de bordado, pensé, después de darle muchas vueltas mirando los diseños de floripondios que hacían las demás asistentes al curso, que yo haría unas mariposas, lo menos ñoño que encontré (ya os hablaré en algún otro post de las cosas que hacen en el curso de bordado y en el de encaje de bolillo). Finalmente encontré unas que me gustaban, copio el patrón en el papel de seda, pero como dije en mi primer post, soy inconstante y me canso pronto. Mientras copiaba los diseños pensé ‘¿que voy a tener que bordar tooooda la mariposa por dentro?’, y menos mal que se me encendió la lucecita y recordé el todopoderoso fieltro. Dicho y hecho, mucho menos trabajo, ¡dónde va a parar!. Total, que hice las mariposas en fieltro, y para darle un poco más de vidilla le bordé una cadeneta alrededor. El cuerpo y las antenas de las mariposas también están bordadas.

Una cosa que no tenía pensada en el primer diseño que se coló como quien no quiere la cosa, es la pasamanería que lleva debajo. Abrí el cajón, vi que tenía colores vivos y que le iría bien, y la cosí a máquina. Os dejo las fotos.

vestido azul a falda1

vestido azul a falda2

vestido azul a falda3

vestido azul a falda4

Publicado en agujas de coser | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

bolso improvisado

Hace unos meses fue el cumpleaños de una amiga y le regalamos unos libros. Pero claro, aunque ella ya sabía qué era (preferimos que nos digan qué quieren que regalemos antes de comprar cualquier trasto inútil), había que intentar mantener el formato regalo o el momento sorpresa. Como creemos que este mundo no puede seguir así, hemos ido adoptando poco a poco hábitos un poco más decrecentistas que sostenibles, y los regalos no iban a ser menos. Antes hacíamos como todo el mundo, los envolvíamos en papel de regalo con su lacito (aún no hemos conseguido dejar de hacerlo del todo), pero nos duele ver la cantidad de papel que desperdiciábamos; el papel de regalo raras veces se guarda. Con suerte, va al contenedor azul, pero luego hace falta mucha energía para reciclarlo. Así que improvisé un envoltorio que a la vez fuera útil (espero que al menos en verano tenga un poco de uso XD).
Pensado y hecho! en poco tiempo (quizá una hora como mucho) impovisé el bolso. Con unas telas que tenía hice el forro, luego la parte de fuera (totalmente a mano, sin patrón), y recordé el gran invento de las americanas: hazte tu propia cinta. Así que corté un pedazo estrecho y largo de tela, la doblé en 4 partes a lo ancho y lo planché (para que la tira quedara reforzada). Una vez planchado es infinitamente más fácil coser. Le pasas la máquina por los bordes, y voilà, asa terminada. Ya sólo quedaba montar el bolso, con la cinta metida entre la parte de fuera y la de dentro, y la parte de dentro cosida un poco más baja que la de fuera para que no se viera.

No es que sea la repolla de bolso, es un bolso pequeño, pero quedó gracioso y alegre.

bolso

bolso

Publicado en agujas de coser | Etiquetado , | Deja un comentario

dinosaurio

Este extinto animal tiene el honor de ser mi primer amigurumi que he hecho. Al principio pensaba que me metía en un berenjenal porque sólo sabía hacer los puntos básicos (cadeneta, punto enano, bajo y alto), pero encontré un tutorial en youtube en español (1, 2, 3) con todas las explicaciones paso a paso y me lié la manta a la cabeza. La chica del vídeo tiene muchísima más maña que yo, y tenía que pararlo cada dos por tres, pero no tuve ningún problema. En el tutorial los ojos son a ganchillo, como se ve en el primer collage, pero me parecían muy bastos y se los cambié por los de plástico del segundo collage. Las fotos enlazan a mi galería flickr, donde encontraréis las fotos más grandes.

collage1

crocheted eyes

collage2

plastic eyes

Aún no tiene nombre, pero ya se ha ido a vivir con una familia que lo va a querer mucho y donde va a cuidar cada noche los sueños de AJ =)

Publicado en agujas de ganchillo | Etiquetado , , | 6 comentarios

muaca-muaca

Hace poco nos llamaron unos amigos por teléfono diciendo que se casaban dos semanas más tarde… ¿quéeeee??? En realidad no fue una sorpresa mayúscula, ya sabíamos que se casaban, pero lo de los quince días de antelación sí que me dejó un poco descolocada. Como estamos parados y no hay mucho dinero, pero sí tiempo, la solución era obvia; un regalo handmade hecho con todo el cariño del mundo. Tenía por ahí guardado un patrón de punto de cruz de una boda, muy bonito, pero no pegaba con sus personalidades.

Un día navegando por pinterest me encontré con un punto de cruz que hizo jakki.adams para la boda de unos amigos suyos; el señor y la señora pacman rodeados de fantasmas. Era perfecto, pero no venía patrón, así que tuve que buscar uno. Lo de las letras ya fue otro cantar, improvisadas dibujando en una libreta de cuadros. La idea de poner los nicks en lugar de los nombres que me dio J me pareció genial. Así quedó.

pacman

Publicado en agujas de bordar | Etiquetado , , | 3 comentarios